Publicada en Boletín Oficial del Estado la nueva ley 14/2014, de 24 de julio, de Navegación Marítima

Dentro del ámbito de aplicación que regula esta ley, y en el marco de la seguridad de la navegación, la protección del medio ambiente y del patrimonio natural subacuático, el uso del mar territorial, la lucha contra la contaminación, etc., esta ley incorpora cambios relevantes en cuanto al papel a desempeñar por las Autoridades Portuarias en su lucha contra la contaminación.

 Como modificaciones más importantes realizadas al Texto Refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, aprobado por el Real Decreto 2/2011, cabe destacar las asociadas a establecer que las Autoridades Portuarias serán los organismos competentes en la prevención y control de las emergencias por contaminación en la zona de servicio de los puertos que gestionen, así como de la limpieza y control de las contaminaciones que se produzcan. En la misma línea ya no se excluye de la limpieza habitual de las zonas comunes de tierra y de agua, la limpieza de los derrames y vertidos marinos contaminantes, trasladando esta responsabilidad a las Autoridades Portuarias.

Publicada en Boletín Oficial del Estado la ley 11/2014, de 3 de julio, por la que se modifica la ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental

Esta ley incluye modificaciones en cuanto a las garantías obligatorias que deberán constituir los operadores de las actividades incluidas en el anexo III. Por otro lado, se incrementan las responsabilidades por daños causados en el estado ecológico de las aguas marinas, y se incorpora la responsabilidad medioambiental en la que puede incurrir la Administración General del Estado en el caso de obras públicas de interés general.

La ley 11/2014, incorpora otras novedades destacables asociadas a la garantía financiera obligatoria para los operadores de las actividades incluidas en el Anexo III, adquiriendo carácter voluntario, para el resto.

Se aprueba el Plan Estatal de Protección de la Ribera del Mar contra la Contaminación

El pasado 2 de mayo de 2014, se publicó en el Boletín Oficial del Estado la Orden AAA/702/2014, de 28 de abril, por la que se aprueba el Plan Estatal de Protección de la Ribera del Mar contra la Contaminación.

Este Plan será de aplicación a aquellos sucesos de contaminación marina accidental o deliberada, cualquiera que sea su origen o naturaleza, que afecte o pueda afectar a las costas españolas, conforme a lo dispuesto en el artículo 3 del Sistema Nacional de Respuesta, aprobado por el Real Decreto 1695/2012, de 21 de diciembre.

 El Plan Estatal de Protección de la Ribera del Mar contra la Contaminación (Plan Ribera) será de aplicación a aquellos casos de contaminación marina accidental o deliberada, cualquiera que sea su origen o naturaleza, que afecte o pueda afectar a la costa, y que requiera la intervención de la Administración General del Estado, atendiendo a los criterios de activación establecidos en el SNR.

La citada Orden incluye este Plan Estatal de Protección de la Ribera del Mar contra la Contaminación que  integra el subsistema costero del Sistema Nacional de Respuesta ante la contaminación marina.

Se aprueba el Reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en instalaciones eléctricas de alta tensión y sus Instrucciones Técnicas Complementarias ITC-RAT 01 a 23

El 9 de junio de 2014, se publica en Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 337/2014, de 9 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento sobre condiciones técnicas y garantías de seguridad en instalaciones eléctricas de alta tensión y sus Instrucciones Técnicas Complementarias.

Mediante este real decreto, cuya entrada en vigor se producirá a los 6 meses de su publicación se aprueba un conjunto de normas en forma de reglamento, que contiene las disposiciones técnicas y administrativas generales, dirigidas a garantizar la seguridad de las instalaciones eléctricas de alta tensión y unas adecuadas condiciones técnicas de las mismas.

Declara de obligado cumplimiento ciertas normas  y especificaciones técnicas que le sean de aplicación a los materiales y equipos integrados en las instalaciones eléctricas en cuanto a su diseño y que posteriormente el fabricante deberá de asegurar en su comercialización.

Por otra parte, establece mediante disposición final sexta y séptima el procedimiento de regularización administrativa de instalaciones que por su antigüedad o por otras causas no dispusiere del acta de puesta en servicio, estableciéndose un plazo para ello de dos años a partir de la fecha de publicación de este Real Decreto.

Publicado en Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 1695/2012, por el que se aprueba el Sistema Nacional de Respuesta ante la Contaminación Marina

El pasado 15 de enero de 2013, se publicó en el Boletín Oficial del Estado el Real Decreto 1695/2012, de 21 de diciembre, por el que se aprueba el Sistema Nacional de Respuesta ante la contaminación marina.

En lo que respecta a instalaciones portuarias, el aspecto más relevante de este Real Decreto es la obligatoriedad, conforme al Protocolo sobre sustancias nocivas y potencialmente peligrosas, (OPRC.HNS 2000), de que los Planes Interiores de Contingencias por Contaminación Marina Accidental incluyan sucesos de contaminación marítima, tanto accidental como deliberada, de cualquier sustancia nociva y potencialmente peligrosa para el medio marino, distinta de hidrocarburos.

Las instalaciones que manejan en el ámbito marítimo y portuario sustancias a granel nocivas y potencialmente peligrosas, distintas a los hidrocarburos, y que se encuentran por tanto fuera del ámbito de aplicación del Real Decreto 253/2004, deberán aprobar sus planes interiores marítimos según lo dispuesto en el Real Decreto 1695/2012, en un plazo de doce meses contados a partir de su entrada en vigor, es decir, antes del 16/01/2014.

No obstante, los planes interiores de contingencias por contaminación marina accidental para instalaciones que manejan hidrocarburos, deberán adaptarse al contenido de este Real Decreto cuando proceda su revisión y actualización, conforme a lo establecido en los mismos y en el Real Decreto 253/2004.